7 Razones para comprar a un Distribuidor de Regalos Promocionales

BLOG 7 RAZONES

Hay muchas ocasiones en las que el cliente tiene la tentación de dirigirse directamente a un fabricante con objeto de ahorrase algún dinero en sus Regalos Promocionales. Esto, que parece lógico, no siempre lo es. A continuación explicamos por que es mejor dirigirse a un distribuidor de Regalos Promocionales:

1-      No todos los fabricantes o importadores son iguales:

Aunque muchas veces uno encuentra el mismo producto mucho más barato, no quiere decir que esté ahorrando dinero. En la mayoría de los casos lo que va a comprar es un producto con un control de calidad mucho menor y, por tanto, con un índice de errores mucho mas alto, dañando gravemente su imagen al repartir productos que en un alto porcentaje son de mala calidad.

No es la primera vez que tras rechazar nuestra oferta por considerar elevado el precio, nos llaman y nos piden que, a toda prisa, realicemos el pedido. 

Eso si, no todos son capaces de superar la vergüenza para hacerlo cuando comprueban que su proveedor, tan económico, les ha entregado, por ejemplo, unos bolígrafos que en su mayoría pintan defectuosamente, o bien no han grabado el producto correctamente y luego (como en la mayoría de los casos ya ha cobrado) no quiere saber nada, o simplemente no cumplen el plazo de entrega.

Recuerde, únicamente el profesional del regalo promocional conoce a los fabricantes, sabe qué productos venden y cómo trabajan,  y puede asesorarle en cuanto a la calidad y al plazo de entrega  de lo que va a comprar.

2-     Cualquier fabricante tiene unas posibilidades de producto limitadas:

Lo que implica que en muchas ocasiones el cliente va a comprar productos que no son los más adecuados ya que desconoce que existen otras posibilidades.

En un mundo donde existen más de 30.000 ref., solo el profesional del regalo promocional o de empresa puede conocer todas las posibilidades y cuales pueden ser las más adecuadas para el cliente en cuestión y con las que obtendrá mayor éxito.

3-      ¿Quiere un producto a medida?

En ese caso no intente comprarlo por su cuenta, ya que las posibilidades de fiasco son bastante altas. Incluso los que nos dedicamos a esto tenemos que ir con pies de plomo para seleccionar el fabricante de un producto a medida ya que, como dijimos antes, no todos son iguales aunque lo parezcan en calidad y en seriedad.

4-      ¿O busca un producto en concreto?

Claro que puede intentar localizarlo por su cuenta en algún fabricante para ahorrase algo, pero eso es una buena técnica si usted tiene mucho tiempo libre durante su jornada laboral. En caso contrario el coste del tiempo laboral que le ha dedicado a ello, le va a suponer que el producto le salga más caro que si se lo hubiera comprado directamente a un profesional del regalo promocional o de empresa.

5-      ¿Le han asesorado en el diseño de marcaje?

Hacer un diseño para el marcaje de un producto en un ordenador es muy fácil, pero luego los resultados pueden ser frustrantes al ver que lo que se ha reproducido no ha quedado como uno esperaba.

Está a la orden del día tener que rectificar diseños a nuestro clientes que en el ordenador quedan muy bonitos, pero no tienen en cuenta que al reproducirlos la imagen se verá demasiado pequeña, ilegible, o que con determinadas técnicas la mayoría de las tintas son transparentes y por tanto deforman el color final al confundirse con el fondo, ignoran que las tramas de un color no se pueden hacer salvo con impresión digital o sublimación, que en estas técnicas no se pueden reproducir Pantones, etc, etc.

En resumen, plantear el diseño para la técnica de marcaje adecuada.

6-      Un fabricante suele trabajar solo una técnica de marcaje:

Lo que implica que está perdiendo la posibilidad de realizar un producto con una creatividad mucho mas adecuada o de grabarlo sin aprovechar las verdaderas posibilidades del producto. No es la mismo una serigrafía que un bordado, aunque no siempre el bordado es lo más conveniente, o un marcaje a láser que con tinta, o un termograbado.

7-      Olvídese del mito de que los intermediarios encarecen el producto.

Una empresa intermediaria verdaderamente profesional, no encarece el producto, le presta un servicio y le da un valor añadido al producto que es lo que usted va a pagar.

Entienda que esta tratando con  profesionales que en su campo le va a solucionar problemas y le va a hacer la vida más fácil, y que estas personas tienen que pagar facturas a fin de mes.

Como resumen final diremos que en la mayoría de los casos no le va a salir más rentable saltarse a la empresa intermediaría sino que en muchas ocasiones le puede salir más caro. Eso sí, elija una empresa verdaderamente seria que cumpla y se comprometa con su cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *